Usuario Contraseña
Crea tu cuenta Olvido su contraseña
 
PREPARAR UN ARCHIVO
PARA IMPRENTA

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez finalizado el diseño gráfico, debemos tener en cuenta ciertas consideraciones muy importantes para que el arte final, una vez impreso, luzca en su mayor esplendor y tal cual lo imaginamos. Para ello, les traigo una serie de 7 consejos básicos para los diseñadores gráficos que harán que sus diseños queden perfectamente impresos. ¡Comencemos!

1) Cómo traer tus archivos:

Un trabajo con calidad comienza desde su composición, utilice sólo programas de diseño como Corel Draw, Ilustrator, Freehand, Photoshop, quarkXpress, ó InDesign.

Son válidos también los formatos abiertos como TIFF, EPS y PDF.

El formato JPEG es válido pero no es recomendable, ya que con la compresión se pierde la calidad. Evite utilizar paquetería de Office ya que esos programas no suelen mantener un standard de calidad en los colores, los tamaños ni en las imágenes.

2) Define tamaño de página y sangrados correctamente:

El arte final debe estar hecho exclusivamente para el tamaño de página en el que se va a imprimir. Nunca agrandes un diseño ya existente a un tamaño mayor porque perderá calidad a menos que sean gráficos vectoriales. Los sangrados son un exceso de diseño que se deja en los márgenes de la hoja para que al cortar no se pierda tu diseño original. Por lo que asegúrate de dejar al menos 5mm hacia afuera de los márgenes para que una vez que corten la impresión, tu diseño central no sea afectado. Recuerda indicar las marcas de corte en cada esquina para darle más información a la persona que va a imprimir tu trabajo de dónde tiene que cortar.

3) Cuida la calidad de las fotografí­as
e imágenes:

Si tu diseño gráfico incluye fotografí­as o algún tipo de imágen en formato de bits, asegúrate que esté a una resolución adecuada. Si tu trabajo va a ser impreso en offset debes cuidar que las imágenes (y el archivo final) esté a 300dpi.

4) Provee imágenes originales
o archivo editable:

En caso que halla algún problema con tu diseño gráfico final, la imprenta puede llegar a solucionar el problema por ti. Para ello, puedes incluir una carpeta con las imágenes originales o bien tu PSD en capas para que pueda ser modificado u ajustado en caso de que sea necesario.
Extra: Este consejo no es una excusa para que de todos modos, revises tu diseño gráficofinal (tantas veces sea necesario) antes de enviarlo a imprenta.

5) Entrega el archivo final en CMYK:

Asegúrate que tu archivo esté en formato CMYK. Una imprenta no puede interpretar un archivo si no está en este formato ya que trabaja con las 4 tintas básicas:

6) Incluye una impresión de prueba:

Es una buena idea que imprimas en tu casa/estudio el arte final y lo adjuntes con el archivo. De ese modo, la imprenta podrá tener una referencia bastante cercana a como debe lucir tu trabajo una vez impreso.
Este paso también puede ayudarte a descubrir errores que en pantalla son difí­ciles de percibir, tambien se utiliza para verificar maquetas de catalogos o revistas.

7) Convierte los textos en curvas o incluye todas las fuentes:

Es conveniente convertir todos los textos a curvas o rasterizarlos y saltearte este paso. Por otro lado, recuerda que tus textos perderá editabilidad en caso de algún error o falta de ortografí­a.
Si tu trabajo se trata de un catálogo, revista, o algún diseño gráfico que contenga una severa cantidad de tipografí­as, no olvides crear una carpeta e incluirlas. De este modo te asegurarás que cada texto luzca como tu lo esperas.